NHK WORLD > Hablemos en japonés > Aprenda japonés por Internet > Consejos para la vida en Japón

Consejos para la vida en Japón

Breves artículos sobre la cultura, el idioma, las costumbres y las reglas de cortesía de Japón. Quizá se entere de algo que siempre quiso saber sobre el país.

Lección 10Saludos en la oficina

Mantener buenas relaciones con los jefes y compañeros de trabajo es una gran ventaja en cualquier situación laboral, y los saludos ayudan mucho.
En Japón, al llegar a la oficina se dice ohayô gozaimasu, "buenos días". A los compañeros y subordinados se les puede decir simplemente ohayô, omitiendo el gozaimasu.
A alguien que haya terminado un trabajo, o bien su jornada laboral, pueden decirle o-tsukare sama deshita, que significa literalmente "se ha cansado" o "te has cansado".
Cuando se marchen de la oficina antes que otra persona, pueden decir o-saki ni shitsurei shimasu, que significa "perdón por irme primero".
Por último, go-kuro sama desu, que puede traducirse como "gracias por tu trabajo", es una manera de mostrar aprecio por la labor de alguien, pero solo puede usarse con un subordinado. ¡No se lo digan nunca al jefe!

Ver lección 10

Lección 9Cómo usar los tratamientos honoríficos al hablar por teléfono

Cuando hay un teléfono de por medio, a veces es difícil usar correctamente las expresiones honoríficas. Lo importante es trazar claramente la línea entre este extremo de la comunicación y el otro, o bien entre la gente que está "dentro" y "fuera" de la organización a la que uno pertenece. Para hablar acerca de personas que están "dentro" hay que usar las mismas expresiones humildes que uno emplearía para sí mismo. Por ejemplo, supongamos que alguien llama para hablar con Suzuki, el presidente de la compañía. Dentro de la empresa, normalmente nos referiríamos a él como Suzuki shachô, que significa "presidente Suzuki". Sin embargo, si el interlocutor es una persona "de fuera", hay que omitir todo tratamiento honorífico al decir el nombre de miembros de la organización. Por lo tanto, en este caso, diríamos, por ejemplo, Suzuki wa gaishutsu shite imasu, que significa "Suzuki está fuera" o "salió".
Dicho sea de paso, los apellidos más comunes en Japón son Satô, Suzuki y Takahashi, pero hay muchos otros y algunos suenan my similares entre sí. Si no logramos entender el apellido de alguien la primera vez que lo oímos, lo mejor es pedir amablemente al interlocutor que lo repita. Una frase posible es mô ichido, o-namae o onegaishimasu, que significa "¿puede decirme su nombre otra vez, por favor?".

Ver lección 9

Lección 8Kôban

La mayoría de los japoneses sienten que es su deber informar a la Policía inmediatamente si encuentran una billetera o un teléfono celular en un lugar público. Por otra parte, quienes han perdido un objeto valioso informan sin demora a la Policía, suministrando datos precisos sobre el objeto, así como dónde y cuándo creen que lo perdieron. De esa manera, hay una buena probabilidad de que recuperen el objeto perdido. Por eso Yamada, la compañera de Cuong, le dijo "vamos a informar a la Policía".
En Japón hay una enorme cantidad de pequeños puestos regionales de Policía, llamados kôban. El sistema de kôban fue creado hace más de un siglo para velar por la seguridad en las calles de Tokio, y se difundió gradualmente al resto del país. A los agentes que trabajan en los kôban se los llama generalmente o-mawarisan, palabra que tiene un matiz de familiaridad. Su principal tarea es patrullar los alrededores, pero también deben acudir a la escena de cualquier accidente o delito que ocurra en la zona y ayudar a niños perdidos y a gente que ha bebido en exceso. Y cuando uno se pierde en una ciudad japonesa, el kôban es el lugar más fiable para pedir información.

Ver lección 8

Lección 7Sellos personales

Un aspecto de la cultura japonesa que a menudo sorprende a los extranjeros es el uso de sellos personales, llamados hanko o bien inkan. Estos sellos siguen desempeñando un importante papel en muchas transacciones, como la apertura de una cuenta de banco o el contrato de alquiler de un apartamento. Son pequeños cilindros de madera, piedra o plástico, con el apellido del propietario tallado en uno de los extremos.
Pero no se preocupen si no tienen sello. Muchos grandes bancos japoneses permiten abrir cuentas usando solo la firma, a la que se atribuye la misma validez que al sello.También hay sellos menos formales que se utilizan, entre otras cosas, para confirmar la recepción de cartas o encomiendas certificadas. Estos sellos pueden comprarse ya hechos para una gran cantidad de apellidos japoneses, empezando por los más comunes como Satō, Suzuki, Takahashi, etcétera. Si se trata de un apellido inusual o extranjero, hay que encargar a la tienda la confección del sello. Lo mismo sucede si queremos tener un sello con nuestro nombre y apellido, con un apodo o simplemente con nuestras iniciales.

Ver lección 7

Lección 6Servicios que ofrecen las oficinas públicas a los ciudadanos extranjeros

El número de extranjeros en Japón aumenta año a año. Debido a las diferencias culturales y de costumbres, también se producen cada vez más roces entre extranjeros y japoneses. Los gobiernos regionales hacen grandes esfuerzos para resolver este problema.
Por ejemplo, ofrecen información en distintos idiomas en sus oficinas y también en sus páginas web. En estas últimas se puede averiguar acerca de servicios públicos y establecimientos médicos que brindan atención en varios idiomas. También explican los métodos de clasificación de la basura, que difieren según la zona, indicando en qué día de la semana se recolecta cada tipo de basura para su reciclaje o procesamiento.
Además, incluyen información sobre actividades locales, como ser encuentros de diversos tipos y lecciones de japonés ofrecidas por voluntarios.

Ver lección 6

[GRATIS] Descargar lecciones (Audio/texto)

¿Tiene alguna pregunta u opinión sobre "Hablemos en japonés"? Dejar mensaje